viernes, 23 de febrero de 2018

PAPO & YO. Un indie que conquistó a la crítica.


Hace unas semanas, en la comunidad bloguera ZonaDelta, el amigo NeoJin propuso la iniciativa Gamer Invisible 3. Dicha actividad consistía en que aquellos que quisiéramos participar teníamos que mandar una lista de juegos pendientes para que otro bloguero anónimo nos eligiera uno de esos títulos, para que lo jugáramos y posteriormente hiciéramos una entrada en el blog sobre él.

En mi caso, mandé una lista de 15 juegos, y el usuario Zhols fue el agraciado para que me eligiera uno de ellos, siendo el seleccionado Papo & Yo.

Y sin enrollarme más, vamos al turrón:


Allá por 2012, en Sony se decidió empezar a creer y apoyar a la industria Indie del videojuego. Este tipo de desarrollos modestos eran capaces de atraer el suficiente público como para generar beneficios destacables y en la primera partida de inversión puso su vista en un título "transgresor" que venía de una pequeña compañía canadiense. Este juego era Papo & Yo.

Yo personalmente recuerdo que aquel año Papo & Yo destacó por encima de otros títulos indies al conseguir que los medios especializados hablaran de él. Resultaba que el juego tenía un componente emotivo muy fuerte, siendo el resto de aspectos del mismo menos destacables. De hecho, recuerdo que Papo & Yo ganó algunos premios e incluso hubo quién lo considero uno de los mejores juegos del año. Con estos antecedentes, este título se me quedó clavado cual espina, en mi lista de juegos pendientes. Algún día lo debería de probar.

Y bueno, ese día ya ha llegado. Lo primero que debería decir tras pasármelo en apenas 3 horas es que me ha parecido un juego bastante sobrevalorado, pero claro, esta visión está sesgada por el momento en el que lo he jugado. 6 años después de su creación, en una industria en la que los juegos Indies reciben un apoyo incondicional en muchos casos, Papo & Yo parece un juego menor debido a la simpleza de sus mecánicas y la poca sutileza de su argumento. Y sobre esto último vamos a hablar un poco más en profundidad.

El director creativo de Papo & Yo, Vander Caballero, nos deja una dedicatoria muy reveladora al inicio del juego "A mi madre, hermanos y hermana, con quienes sobreviví al monstruo de mi padre". Con esta frase, se acabaron las sutilezas en el juego.

La primera cinemática que encontramos es la de un niño llamado Quico, que está sentado, asustado y abrazando sus rodillas en la penumbra de su habitación, cuando una espiral de tiza es dibujada en la pared y se abre un portal que lo transporta a otra realidad.

En este nuevo mundo, una reinterpretación artística de las favelas latinoamericanas, el protagonista se encontrará con tres personajes más, uno de ellos un Monstruo llamado Papo -palabra que significa papá en varios idiomas-. El monstruito es muy adorable y simpático, le gusta estar contigo y juega a la pelota, pero tiene un problema de adicción a las ranas. Cuando Papu  se come un batracio, se transformará en un ser infernal que te dará tollinas a lo Bud Spencer.

El objetivo del juego durante la mayoría de su recorrido, será perseguir a una misteriosa niña que siempre aparece a lo lejos dándonos consejos. Para ello, tendremos que recorrer las psicodélicas favelas, resolviendo sencillos puzles utilizando el propio entorno, pulsando interruptores y llevando con nosotros en todo momento al bipolar Papu.

El juego no deja de recordarnos en todo momento, aunque de manera superficial, que quien nos ayuda y es amigable con nosotros puede transformarse en un monstruo cuando cae en una adicción.

Tras degustar una deliciosa rana, Papo ha decidido sortear hostias, y Quico tiene todas las papeletas del sorteo.

Después de tratar por encima los diferentes aspectos del juego, vamos con mi opinión. El juego es muy, muy, pero que muy del montón. El nivel de los puzles y plataformeo es sencillísimo, poco más que un paseo. El argumento es practicamente inexistente, reiterando continuamente en la misma idea. Y respecto al punto que más fama le dio, el componente sentimental que transmite el juego, pues bueno, a mí particularmente me pareció muy mal llevado principalmente por dos motivos; no llegué a conectar ni con Quico ni con Papo y el "drama" que arrastra esta relación se trata de forma poco sutil, pues desde la mismísima dedicatoria que hace referencia al monstruo del padre del desarrollador, uno ya une todos los cabos para entender la metáfora que quiere mostrarnos el juego.

¿Eso significa que estemos ante un mal juego? En absoluto. Lo que ocurre es que en tan sólo 6 años, Papo & Yo ha envejecido mucho. Y esto se debe principalmente a que su punto más fuerte, el mensaje cruel y emotivo que lo catapultó a la fama, ha sido ampliamente superado por infinidad de títulos desde entonces tanto en la intensidad, como en la forma de transmitir sentimientos similares.

En el juego encontraremos murales inspirados en pinturas reales de las favelas latinoamericanas

Por lo anteriormente expuesto, jugar a Papo & Yo hoy en día debe de hacerse con retrospectiva, entendiendo que en su momento no había desarrolladores lo suficiente valientes como para meter una carga emocional de esas caracteristicas y así podremos entender la grandeza del juego.

Para ir acabando. Quiero volver a agradecer a Zhols la recomendación de jugar a Papo & Yo. Si bien no me ha resultado una experiencia destacable haberlo jugado, ahora que por fin lo he acabado me siento satisfecho de haber podido borrar de mi lista de juegos pendientes esta obra independiente.

Y ya, como punto y final, si queréis ver algún Gameplay del juego para haceros una idea mejor de lo que es Papo & Yo, podréis hacerlo en los próximos días en mi canal de Youtube.


13 comentarios:

  1. Hostia, Papo y yo. No llegué a terminarlo, y eso que lo cogí con ganas y artísticamente me parece precioso. Los controles y sus mecánicas no terminaron de engancharme, y como bien dices la sutiliza no es precisamente el punto fuerte del juego, así que a nivel trama tampoco me interesó demasiado. Allá por la mitad de la aventura lo dejé y ahí está. Igual va siendo hora de borrarlo de mi disco duro, tengo bastante claro que no voy a volver a él a corto plazo...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues tampoco lo jugaste mucho. Me duro solo 3 horas 🤣

      Eliminar
  2. Gracias por el texto!

    Me hice con el juego hace tiempo, y vaya, quiero jugarlo, aunque si dices que ya se le están notando los años... :/. Espero no llegar demasiado tarde.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tú serás capaz de jugarlo en retrospectiva y saber sacarle sus cosas buenas. Pero por si acaso, no te demores muchos años más en jugarlo xD

      Eliminar
  3. No me llamó nunca para jugarlo pero mira, veré tu gameplay porque algo de curiosidad me ha despertado tu entrada. Saluditos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Guay!! Lo tengo programado para el día 27, creo recordar :3

      Eliminar
  4. De donde yo vengo el nombre tiene algo de guasa xD. La verdad que para lo joven que es me parece que ha envejecido de una manera fatal. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Papo en mi tierra es una manera vulgar de nombrar los genitales femeninos xDD Así Papo & Yo es un título que promete xDD

      Eliminar
  5. Lo jugué hace años y terminé dejándolo. No me pareció malo entonces pero el mensaje estaba clarísimo desde el principio y los puzzles no estaban mal, no eran demasiado complicados pero eran visualmente bastante impactantes. El caso es que me aburrí pronto. Creo que seguirá durmiendo en la ludoteca más tiempo porque me temo que tengas razón y me parezca peor juego ahora que entonces.

    Saludos fremen.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si un juego de 3 horas de duración te hizo que lo dejaras antes de acabarlo, no creo que merezca la pena que lo retomes jamás xD

      Eliminar
  6. No me sonaba de nada este título y ahora tras saber de él veo que se queda en algo anécdotico referente a un periodo concreto de la industria, más allá de su mensaje obvio y mecánicas simples.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy bien resumido colega! Esta es una conclusión perfecta :)

      Eliminar
  7. Uno de los muchos juegos de sony del monton de la época! Aunque no lo conocía mucho gracias a ti lo conozco un poco más
    Quieres enlazar blogs? https://electronicandvideogame.blogspot.com.es/
    un saludo

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...