sábado, 28 de febrero de 2015

SHARKNADO. Cuando lo malo puede hacerse potable.


Año 2013. El canal SyFy emite una nueva película de bajo presupuesto, argumento absurdo y actuaciones pésimas. Nada nuevo bajo el sol. Excepto por una cosa; las redes sociales -sobretodo Twitter-, se incendian con comentarios sobre esta ñordaca, generando el típico efecto viral que termina dando una publicidad inmerecida a esta cinta. Si no sabéis de que película estoy hablando -es que no habéis leído el título del post zopencos- os lo diré: Hablo de Sharknado.

Posiblemente ya hayáis oído hablar sobre Sharknado; es una aberración catastrofista, al estilo 2012 o Armaggedon pero llevado al extremo de lo absurdo. En esta ocasión el mundo -y cuando digo mundo me refiero a una ciudad- será destruida por un tornado relleno de tiburones. Así, tal cual. El camello del guionista le dio pellote caducado seguro.

No conozco el presupuesto exacto de esta ida de hoya, pero debió de ser entorno a una puta mierda. Los efectos especiales son burdamente malos y los tiburones son algo así como aquel que salía en el primer Resident Evil de PSX. Se ven cutres y viejunos. Está mal hecha hasta la sangre y las explosiones. Es simplemente la típica película SyFy.

Efectos especiales punteros....hace 20 años...

Los actores que aparecen fueron medianamente conocidos en tiempos pasados, relegados actualmente a papeles secundarios en series de TV y películas. Supongo que no se les puede culpar por las actuaciones tan cutres que interpretan, pues demasiado pesar deberían de tener al caer tan bajo como para aceptar salir en este truñaco. He de destacar que me llamó la atención encontrar en uno de los papeles principales a la actriz que aparecía en American Pie, esa que no se lo tragaba, donde se la ve fatal, super desmejorada, casi como si estuviera saliendo de una adicción a las drogas.

Entonces, si la película es mala, los efectos son terribles y los actores hacen como que actuan pero no ¿Porqué dio tanto de qué hablar? Pues muy sencillo; es tan absurda que si la ves acompañad@ de colegas podrás echarte unas cuantas risas. Ojo, que no te reirás con la película, te reirás DE la película. 

No quiero contar los cutre-momentos que tiene Sharknado y que os lo harán pasar bien, pues si os lo chafo perderéis el único motivo por el que merece la pena verla. Pero creedme, juntaros unos cuantos para que se os contagien las risas de unos a otros y veréis como una película mierdera puede convertirse en un producto potable.

2 comentarios:

  1. Necesito ver ya la segunda y todas las que vienen.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Parece ser que la segunda es más de lo mismo, pero con el inconveniente de que ya no te pilla de sorpresa. De todas maneras, cuando me reúna con algún amigo pienso verla en grupo, ya que es la única manera de disfrutarla.

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...