miércoles, 4 de febrero de 2015

BORAT. Una genialidad de muy mal gusto


La verdad es que no me apetecía mucho hablar de la película Borat, la cual vi hace poco tiempo. Pero como no quiero romper la costumbre que he adquirido de comentar mis impresiones sobre todo el cine que pasa por mis ojillos, pues haré una pequeña reseña.

Casi todos debéis de saber que existe Borat, un falso documental del cómico actor y director Sacha Baron Cohen que más tarde produjo El dictador, film del que ya os hablé hace unas semanas.

Borat dio mucho de que hablar cuando salió en cines allá por el año 2006 y fue tachada de xenófoba, racista, machista y en general, ofensiva a toda minoría. Y leches, la verdad es que lo es, aunque con humor, todo sea dicho.

Al ser Borat un prestigioso periodista de Kazajistán se nos muestra un falso reflejo de la sociedad de dicho país en donde lo normal es vivir en condiciones infrahumanas, donde impera el incesto, las costumbres grotescas y el catetismo. Logicamente esta descripción de Kazajistán levantó ampollas y fue motivo de múltiples denuncias no solo del gobierno de este país, sino de asociaciones y organismos internacionales. Este hecho nos deja visible cual será la línea principal de la película; la ofensa indiscriminada.

Borat viajará a EEUU a hacer un reportaje sobre su sociedad y será aquí donde el film muestra sus mejores cartas ya que el director decidió grabar casi todas sus escenas a modo de documental real. Podremos ver como los transeuntes y participantes de las película realmente se creen estar participando en un documental de Kazajistán, sin conocer que todo es un montaje. De esta manera, podremos ver como "inocentes" transeúntes apoyan el machismo y racismo que desprende Borat, hasta el punto en el que Borat pregunta a un vendedor de armas sobre cuál sería la mejor pistola para matar judíos y éste le responde sin pestañear que una 9 mm. Cabe decir, que muchas de las víctimas que no sabían que estaban siendo grabadas para salir en una película posteriormente denunciaron al director del film.

Cuando Borat ve por primera vez un váter cree que es una fuente de agua...

Borat es una película políticamente incorrecta y se pasa muchísimo con algunos de sus chistes alejándose del humor y entrando directamente en el insulto gratuito, pero no por ello se desmerece cierto reconocimiento por la genialidad de falso documental que hace en dónde irónicamente es la sociedad Estadounidense la que se lleva la peor parte mostrándonos como sigue quedando una gruesa costra de racismo y machismo en su población.

4 comentarios:

  1. Bufff, pues a mí es una película que me encanta. Directamente de mis películas favoritas de todos los tiempos. Vale que es soez, ofensiva y de mal gusto, pero cada vez que la veo, y ya serán por lo menos 9 ó 10 veces, sin exagerar, me sigo riendo... y eso a fin de cuentas es lo que me importa cuando miro una comedia. Aunque eso sí, tiene que gustarte el humor negro.

    PD: Esa pelea entre Borat y Azamat desnudos en el hotel es de lo más escatológico que he visto nunca en una película xD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La escena de la pelea entre Borat y Azamat consiguió que se me saltaran las lágrimas de la risa. Que situación más grotesca xDDDD

      Eliminar
  2. No la he visto, ni tengo intención de verla la verdad. Aunque ya ha habido películas que pensaba que jamás vería y al final vi... así que tirando de saber popular "Nunca digas de este agua no beberé". Pero en verdad es una película que no me llama nada :P
    Ya desde que vi el trailer por primera vez hace lo suyo, la calé (lo que no es difícil) y justo pensé que sería una película soez, absurda y de mal gusto. Y no sé, puede que tenga algo gracioso con lo que me riera, pero cosas excesivamente soeces me ponen hasta de mal humor, así que mejor no verla xD

    Y con tu análisis veo que tenía razón xD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Clásica persona que se siente única en el mundo y todo lo popular es inferior para ella.

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...