jueves, 1 de enero de 2015

EL DICTADOR (2012). Una irregular comedia


Producida y protagoniza por Sacha Baron Cohen vuelve a centrarse en la sátira y la ironía como medio de expresión. No repite el estilo de falso documental que nos mostró en Borat y Bruno lo cual agradezco. En esta ocasión, y como el propio título del film indica, nos encontraremos con una cinta que parodiará a las dictaduras y a sus líderes.


Bajo mi opinión, esta es una de esas películas que debes de ver con un grupo de colegas -y si están fumados mejor- para que se os contagie la risa, porque la mayor parte de la película se centrará en un humor absurdo, grotesco y sobrepasando todas las barreras de lo políticamente correcto.


El dictador Aladeen de la ficticia Wadiya se ve obligado a sobrevivir como un simple inmigrante ilegal en las calles de la ciudad de Nueva York y será bajo está premisa dónde el humor mostrará su faceta más simpática al poder ver el contraste de culturas entre el ignorante y totalitarista Aladeen y la sociedad más "democrática" del mundo. Si bien es cierto que el director hace un intento de criticar a Estados Unidos y su sistema democrático, dejando patente cómo los gobiernos se mueven por los intereses de las grandes potencias económicas empresariales. La pena es que en vez de asaltar esta interesante sátira desde el humor inteligente, lo hace desde lo absurdo, perdiendo parte del mensaje que podría transmitir.


Me gustaría asaltar la evolución del humor que se está dando en EEUU y por ende, el que nos está llegando a nuestras tierras a través de películas como ésta, Movie 43 o Mil maneras de morder el polvo entre otras. Hablo de un humor caduco, que consiste en reírse de situaciones y personajes contemporáneos a la creación del film y que inevitablemente perderá su significado dentro de unos años cuando la gente ya no conozca a las "celebrities" a las que haga referencia los chistes de la película. Pero también me cuesta comprender porqué el humor de estas cintas llegan a ser tan vulgares y soeces que se alejan incluso del mal gusto para meterse de lleno en lo ofensivo y patético, como son una serie de chistes que se realizan en la película relacionados con violaciones a niños que más tarde se suicidan por semejante atrocidad. Sinceramente, si alguien se rió en esas escenas, debería de hacérselo ver.

Como dije al principio, estamos ante una comedia que debe de verse en compañía de colegas para que se contagie la risa entre unos y otros, pues por sí sola, la cinta presenta varios fragmentos en los que más que reir, te dan ganas de llorar. Y si no te gusta el humor escatológico y sexual, directamente ni te dignes a ponerla, pues la mayoría de sus chistes giran en torno a esas dos temáticas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...