miércoles, 24 de septiembre de 2014

Historias de un Vigilante de Seguridad I


Los que me lleven leyendo desde el principio puede que sepan que el sector al que me dedico es la seguridad privada. Llevo ya 11 años danzando en estos lares. En todo este tiempo principalmente he estado empleado como Vigilante de Seguridad, un puesto de trabajo que siempre ha estado en el punto de mira de medios de comunicación por lo sencillo que le son poder expresar el sensacionalismo en su máximo esplendor al no gozar esta figura precisamente de una gran acogida por parte de la sociedad.

En estos años siendo Vigilante de Seguridad he vivido muchas experiencias dispares y me gustaría contaros algunas. Los que no conozcáis esta profesión puede que no os terminéis de creer algunas cosas que escribiré, y los que sí la conozcáis os empatizaréis mejor con las diferentes circunstancias que viví.


Antes de nada os diré que por ley, estamos obligados a no desvelar información relacionada con los clientes para los que hemos trabajado, por lo que en ningún momento diré nombres reales ni de personas ni de lugares en los que ocurrieron los hechos. Y sin más demora, aquí os dejo una historia de tantas:


Hace once años andaba prestando servicio en el que era por aquel entonces el centro comercial más grande de Europa. Eran la 01:00 y entre otros estábamos la Vigilante de Seguridad- en adelante V.S.- de PPS -Punto Permanente de Seguridad, donde se encuentran las cámaras y alarmas-, el Jefe de Seguridad del centro -que era su primera noche trabajando ahí-, un V.S. conduciendo una patrulla móvil -un todoterreno de la leche-, otro V.S. muy acomodado que vigilaba unas oficinas muy alejadas del C.C., mal iluminado y con un amplio aparcamiento propio y en donde directamente se echaba a dormir -permitido por cliente y empresa- y yo mismo que justo andaba cenando un plato de macarrones en el comedor de empleados.

Entonces escucho por la emisora que el V.S. de las oficinas contacta con PPS. "Estoy viendo un coche con cuatro suramericanos aparcados al lado de la oficina" -Eran Suramericanos de verdad, no os ofendáis mis queridísimos lectores latinos- "Se han bajado y están mirando el coche de uno de los directores que lo ha dejado esta noche aquí" "Se han puesto pasamontañas y creo que lo van a robar". El PPS iba repitiendo las ordenes que daba el J.S. "No te muevas de ahí que avisamos a Policía, Patrulla Móvil, diríjase a las oficinas". Seguidamente interrumpió el V.S. de las oficinas; "no hace falta, se han vuelto a montar en el coche, aunque espera, parece que se van al fondo del aparcamiento... Creo hay un BMW aparcado ahí, creo que lo van a robar".

A todo esto, yo había dejado de cenar y me dirigía a PPS que no quedaba muy lejos para recibir ordenes directas. A su vez la patrulla móvil había llegado al lugar y los suramericanos al ver el vehículo rotulado se montaron en su coche y se fueron a toda velocidad perseguidos por el patrulla.

En este punto, se produce una conversación entre la V.S. de PPS y el V.S. de Oficinas:

Oficinas: "Voy a acercarme a ver que le han hecho al coche"
PPS: "No te acerques, espera a que regrese el patrulla"
Oficinas: "No pasa nada, si los maleantes se han marchado. Me estoy acercando, veo cristales en el suelo...¡¡SOCORROOO!!
PPS: "¿Que ocurre Mario -nombre ficticio-? ¡RESPONDE!
Oficinas con la voz del terror: "¡SOCORROOO! ¡Me persigue un rezagado!
PPS" "¡Corre Mario, corre!"

Yo estando ya en el PPS me dirijo al nuevo J.S. 

SAeNcSA: "Tú tenías coche ¿no?, vamos cagando leches a apoyar al compañero"
J.S. "Pero están en igualdad de condiciones, es uno contra uno"
SAeNcSA: "¿Estás de coña? ¿Voy a tener que ir corriendo y solo?, ¡el compañero necesita ayuda!
J.S. " Bueno vale, pero que alguien me deje una defensa -una porra-"

Así que nos montamos en su coche y salimos haciendo ruedas mientras escuchamos a PPS y Oficinas por la emisora.

Oficinas entre sollozos: "he conseguido meterme en las oficinas, estoy debajo de una mesa, no sé si el rezagado me ha seguido"
PPS: "Tranquilo, estoy llamando a Policía y SAeNcSA y J.S. se dirigen allí"
Oficinas histérico y llorando: "¡OH NO!, veo su silueta en la puerta, está dando golpes, ¡Socorro!, por favor ¡¡ayuda!! ¡El rezagado viene a por mí!

Y justo ahí llegamos derrapando, nos bajamos del coche y encontramos a un hombre golpeando la puerta de las oficinas... El sujeto desnudo, apaleado y sangrando gritaba. "Vigilante, ayúdame por favor, me han atacado unos hombres encapuchados".


Este hecho fue motivo de burlas y coñas a partir de ese momento con el compañero Mario. "Yo también lloraría y me escondería si me persigue un hombre desnudo" le decíamos.

El drama detrás de este suceso es que en el coche que atacaron los suramericanos se encontraba una pareja en plena actividad sexual -follando como conejos-, rompieron la luna, dos de ellos sacaron al hombre y lo empezaron a apalear mientras los otros dos intentaron violar a la mujer. Por suerte, la rápida aparición del compañero del patrulla consiguió que los delincuentes huyeran y que no consumaran la violación. Aunque al pobre hombre lo dejaron de todos los colores -parecía un helado de tutifruti-. Se desplazaron unidades de Policía Nacional, Guardia Civil y personal Sanitario.


Esta historia tiene tintes humorísticos porque por desgracia este oficio nos hace callo y al final somos capaces de ver el humor incluso en hechos dramáticos. No obstante no me rio, ni me reiré jamás del susto y mal trago que pasó la pareja.


De todas maneras hay que decir que el V.S. llorón era un perrete y un gandul, pero si no hubiera sido por él, que fue quien se dio cuenta de que estaban los suramericanos, los muy malditos se hubieran salido con la suya.

Por mi parte, mi participación en el suceso solo fue anecdótica, pues aunque tuve buenas intenciones, el resultado hubiera sido el mismo conmigo o sin mí.

Y ahí queda la primera anécdota que contaré en el blog.

9 comentarios:

  1. Joder, pues vaya historia... yo las he escuchado pero relacionadas con sucesos paranormales xD (como tengas alguna me pongo contenta). Pero una pregunta te quiero hacer ¿se escribe suramericano o sudamericano? Lo miro en la RAE y creo que valen las dos, cosa que no sabía :O

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Historias paranormales tengo unas cuantas, pero no en el ámbito del trabajo. jeje

      Ambas acepciones son correctas. A mí siempre me gustó más usar suramenricano.

      Eliminar
  2. "J.S. "Pero están en igualdad de condiciones, es uno contra uno"" ¿Esto de igualdad de condiciones y el uno contra uno es una especie de código/conducta de vigilante de seguridad o es más bien que quería hacerse el loco?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí me ha sonado en plan "pelea justa", no como que quiera hacerse el loco, sino en plan código de honor xD.

      Eliminar
    2. No era ni un código de conducta ni código de honor. Era su primer día como Jefe de Seguridad y se puso muy, muy nervioso. Dijo eso simplemente porque no sabía qué hacer.

      En cualquier incidencia, cuantos más vigilantes de seguridad haya, mejor se resolverá y menos probabilidades habrá de tener que usar la fuerza.

      Eliminar
    3. Es que lo había entendido en plan pelea justa como dice Jerometa pero no me cuadraba porque vaya, el objetivo será el de garantizar una seguridad independientemente de la igualdad, y dos/tres serán mejor que uno para evitar riesgos y poder controlar mejor la situación, pero si fue por los nervios de un debut y/o la tensión para tomar rápido una decisión queda aclarado y se entiende.

      Eliminar
  3. Enorme anécdota, compañero rijostiador y de gremio.

    Espero más historias de este nuestro sector.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tengo muchas anécdotas de diferentes tipos. Contaré unas cuantas de las más antiguas. ;)

      Eliminar
    2. Seguiremos atentos a estas historias por la parte que me toca, prometen!!

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...