viernes, 18 de julio de 2014

EL PROFESOR LAYTON Y LA MÁSCARA DE LOS PRODIGIOS. Manteniendo la calidad.


Actualmente mi saga de videojuegos de consolas portátiles predilecta es la de El Profesor Layton aunque tampoco me muero por jugarlos en cuanto salen a la venta, así que cuando por cuestiones del azar los encuentro a buen precio es cuándo los compro. El último agraciado en añadirse a mi lista de juegos pasados ha sido La máscara de los prodigios, que es a su vez el primero de la saga que salió para Nintendo 3DS.

La primera vez que vi en persona este juego fue en una presentación de la Wii U a la que fui invitado y en dónde tenían algunas N3DS con los títulos más novedosos de su catálogo. Como mi objetivo era ver la nueva consola, no le dediqué mucho tiempo a las portátiles, pero el juego de El profesor Layton me llamó especialmente la atención por su radical cambio gráfico en donde dejábamos de ver a los personajes con diseños en 2D para verlos con modelados poligonales en 3D. Sinceramente, me sentí disgustado con el cambio.


De todas formas, aunque inicialmente sintiera rechazo por el cambio de diseño, tenía pensado comprarme el juego en un futuro porque el verdadero valor que tiene esta saga radica en sus puzles y su argumento. No obstante he de reconocer que conforme jugaba, me acostumbré enseguida a los diseños poligonales de los personajes entre otras cosas gracias al estupendo sistema de visionado en 3D que muestra la consola en este título.

El nuevo diseño en 3D de los personajes

La máscara de los prodigios es el quinto juego de la saga en publicarse y el segundo si seguimos la linea argumental, por lo que tiene el enorme handicap de no caer en lo repetitivo debido a la temática de su sistema de juego; resolver acertijos. En esta ocasión nos encontraremos a lo largo del juego con 160 puzles que aunque inevitablemente algunos se sienten poco novedosos, la verdad es que en general resultan bastante entretenidos. Es cierto que es difícil encontrar verdaderos desafíos a la inteligencia en este título, pero al menos no se abusa en los puzles de acertijos matemáticos que se resuelven con reglas de tres que abundaban en otros juegos de la saga y que terminaban cansando por lo repetitivos que eran.

La trama de La máscara de los prodigios nos da una de cal y otra de arena. Por un lado conoceremos mucho mejor a Layton al manejarlo en su adolescencia y al conocer a multitud de personajes de su pasado. Pero por otro lado, el juego ha perdido uno de los grandes encantos que veíamos en los demás juegos y es el saber mantener a lo largo de la historia el gran misterio del eje argumental de los mismos. En esta ocasión, desde muy al principio sabremos quien es el "enigmático" antagonista, hecho que se pretende mostrar como un gran descubrimiento en el desenlace del juego... Por otro lado, de la misma manera que me sucedió en El Profesor Layton y la llamada del espectro, al tratarse de una precuela he echado mucho de menos a grandes personajes como Chelmey, Flora o Don Paolo. De todas maneras, el argumento del juego me sigue pareciendo mejor que el visto en su antecesor.


Finalmente, tengo que mencionar que tanto sus escenas cinemáticas como el apartado sonora siguen siendo un material de calidad tal y como han sido siempre en esta serie de juegos.

Y bueno, ya solo me falta por pasarme el último juego de el Profesor Layton y el spin off con Phoenix Wright. Deseo que den la talla como lo ha dado La máscara de los prodigios, que aunque haya tenido ciertos defectos, en su conjunto ha resultado ser un juego digno de la saga.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...