lunes, 7 de abril de 2014

Aquellos maravillosos momentos. La herencia social del videojuego.


Escribo nuevamente una entrada de esta sección en la que cuento anécdotas sobre hechos concretos que me han pasado en mi vida y que están relacionados con videojuegos, pero a diferencia del resto de entradas, más que centrarme en un momento específico, lo que voy a contar hoy es más bien un periodo de mi infancia y de mi abuelo.

"¿Pero que tendrá tu abuelo que ver con los videojuegos?" os estaréis preguntando. Pues lo tiene que ver todo, pues mi abuelo fue el primer integrante de la familia en comprarse una consola, en este caso, una Nintendo. Si bien es cierto que yo previamente había tenido un fantabuloso Spectrum, no fue hasta que mi abuelo se compró la consola que pude probar por primera vez como era jugar con un mando. Mis amigos se quedaban extrañados cuando descubrían que mi padre era tan viciado como yo, pero lo que no se creían era que mi abuelo ya jubilado se tiraba todo el día dándole al vicio.


Mi abuelo no era un amante de la tecnología, es más, debido a una dura posguerra y una vida de pocas oportunidades yo diría que era más bien una persona simple. En aquellos años de miseria después de la guerra se ganaba la vida haciendo malabares en parques y calles para entretener y conseguir que algún transeúnte le diera alguna moneda. Más tarde empezó a trabajar de pintor y fue a lo que se dedicó por el resto de su vida. Él podía ser una persona simple, o quizá discreta, pero la realidad es que no tenía maldad y le gustaba seguir su propio camino y no dejarse llevar por los comportamientos sociales de su época; no era un hombre de bares y se casó con mi abuela, una mujer mayor que él la cual tenía una hija de una relación anterior, situación que por aquellos años se veía como un fracaso y una vergüenza, hecho que mi abuelo obvió.

A lo que quiero llegar es que tal vez, por ser el tipo de persona que era, mi abuelo ni corto ni perezoso se compró una Nintendo sorprendiendo a toda la familia, pues la concepción que la sociedad tenía a finales de los 80 y primeros de los 90 sobre los videojuegos era que son cosas de niños.

A partir de ahí os podéis imaginar, los nietos nos volvíamos locos por ir a casa de los abuelos para poder jugar con la consola, pero lo gracioso fue que mi padre y mis tíos, gracias al ejemplo de mi abuelo, se aventuraron a jugar a la consola por primera vez comprendiendo y rompiendo así el tópico de que los juegos eran cosas de niños. Los fines de semana que íbamos a casa de mis abuelos, nos lo pasábamos rulando el mando entre toda la familia. Era todo un evento familiar.

Sobra decir que a raiz de que mi abuelo se comprara la consola, mi padre me regaló una Nasa (consola pirata de Nintendo que molaba mogollón) y de ahí nació nuestro vínculo con los videojuegos.

Con los años, mi abuelo se agenció más de una treintena de títulos de Nintendo y cuando se cansó de ellos se compró una Nintendo 64 y una docena de juegos. Él fue capaz de pasarse varios títulos de la Nintendo, pero llegado a una edad, se empezó a centrar más en los juegos de puzles. Alguna vez jugaba al Super Smash Bros, pero hubo dos juegos en especifíco a los que jugó más en esta última etapa; el Tetris y The Legend of Zelda: Ocarina of Time. 

En el caso del Zelda, lo que le encantaba era ir al lago Hylia y pasarse las tardes pescando por el simple placer de hacerlo. No tenía por objetivo pasarse el juego, simplemente le gustaba montar a Epona, pasear por Hyrule, ver sus escenarios y pescar. De vez en cuando los nietos le borrábamos la partida, pero él nunca se cabreaba y pacientemente volvía a empezar otra vez el juego hasta poder ir a pescar y disfrutar.

Lamentablemente, su hora llegó después de seis años padeciendo un cáncer que hizo metástasis y afecto a intestinos, pulmones e hígado. Cerca de su final, mi abuelo seguía jugando principalmente al Tetris de la N64 y cuando era ingresado en el hospital lo echaba en falta, así que le compramos una consola portátil pero su cansada vista no era capaz de ver la pequeña pantalla del aparato. Cuando la enfermedad se aseveró lo suficiente como para que le afectara a la cabeza, empezó a revivir recuerdos de su adolescencia y juventud y empezó a olvidarse de casi todos los demás, aunque tenía momentos de lucidez en los que nos recordaba a todos. En sus peores achaques, miraba al vacío y cuando le preguntabas que a qué miraba, él contestaba que estaba jugando al Tetris. Su muerte fue triste, como la de cualquier persona y hay que aceptarla como viene. 

La historia de hoy no es una anécdota divertida como las anteriores que he contado, pero es probablemente la más importante que os podría relatar, pues estoy convencido que gracias a mi abuelo a mí me gustan tanto los videojuegos, tal vez hasta el punto de llegar a escribir sobre ellos en el blog y soy como soy en parte gracias a mis gustos y aficiones que heredé socialmente de él.

Ahora que soy padre, algunos compañeros de trabajo me dicen que debería de dejar de jugar a la consola para no dar un mal ejemplo a mi hijo y echando la mirada atrás veo una infancia en la que toda la familia nos divertíamos alrededor de la consola, donde no había diversión fingida y en la que mi abuelo y mi padre compartían verdaderamente mi afición tratándome como a un igual y no como a un niño. Por ello, cuando me dicen eso no me queda otra que contestarles: "Mi abuelo empezó a jugar a los 58 años, todavía estás a tiempo de compartir momentos inolvidables con vuestros hijos y nietos como hizo él"


"Hijo, ahí está el bisabuelo jugando a la Play 5"

14 comentarios:

  1. :') Qué bonita entrada! La verdad que no entiendo a la gente que dice que un padre le da mal ejemplo a su hijo por jugar a la consola; ¿qué tiene de malo? Mejor eso que su padre se ande emborrachando de bar en bar, o su abuelo, que mis vecinos jubiletas son de ir todos a bares o estar en la calle sentados en un banco viendo pasar gente, que tampoco es que esté mal, pero no entiendo la diferencia de eso a estar jugando a un juego... Fíjate que comprendo el gusto que tenía tu abuelo simplemente por pescar en un juego; hay actividades o partes de juegos que son... relajantes. A mí me pasa con una pantalla del Super Mario Galaxy 2 (no recuerdo el título de la misma) pero que entre la música y que Mario patina sobre el hielo... aaargh, qué gustito. Y tendría más ejemplos que decir! Así que tú manténte fiel a ti mismo, a tus gustos, tus recuerdos y pasa de lo que digan los demás, cada cual tiene sus hobbys y es libre de decidir cómo pasar su tiempo libre ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad que hay ciertos escenarios y partes de los juegos donde dan ganas de quedarte ahí con tu personaje y disfrutar del entorno, como en el Duke Nukem en la zona del Streeptease... >:-)

      Eliminar
    2. Muy buena historia!! Nunca es tarde para volver a ser un niño, aunque mucho mejor es no dejar de serlo nunca!!

      Eliminar
  2. Te ha quedado un texto precioso.

    La verdad que es increíble el tratamiento que aún se tiene al hablar de videojuegos en según que ámbitos.

    Recuerdo como si fuera ayer las tardes jugando con mi padre a la NES cuando el tenía mi edad hace ahora más de 20 años. Por entonces nos lo pasábamos fenomenal, y mi madre se pasó MegaMan3 antes que yo. Sin embargo ahora cuando mi padre me ve leer sobre el tema o destripando consolas en mis tiempos libres en el curro suelta comentarios del tipo "a ver cuando dejas ya esas tonterías".

    Sin embargo a mi madre le resulta increíble cuando ve que vuelve a mi estantería algún título que me tiró cuando era pequeño, o ha visto alguna cosa que me ha dicho: anda que no diste por culo con la puñetera Mega Drive, pero es que ya tenías la Game Boy y pedías muchos juegos de ella.

    En fin, es una lucha la de tratar este hobby de manera generalizada como también algo adulto, y que en muchas ocasiones se genera un arte que por culpa de estos prejuicios se esta perdiendo una extensa mayoría del público.

    Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por suerte para las nuevas generaciones que están naciendo van a contar con una padres frikis como nosotros xDD Así que es solo cuestión de tiempo que se pierda la concepción de los videojuegos como algo para niños

      Eliminar
  3. Preciosa entrada y muy conmovedora.

    Saludos fremen.

    ResponderEliminar
  4. Llegué acá por el enlace de los peores juegos de la historia, xd. Preciosa historia. Es la primera vez que sé de un abuelo gamer, y más cuando hablas de la época de la Nes. Te felicito.

    Mis abuelos en cambio fueron de los que pensaban que podías quemar la tele con la pistola de la Nes. Otros tiempos, xd. Un salu2.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tus abuelos eran lo más normal del mundo xDDD De los que creían que te volverías un asesino despiadado si jugabas a las maquinitas xDD

      Gracias por leer esta entrada y comentarla ^^

      Eliminar
  5. Te felicito por esta magnífica entrada y porbtan hermosos recuerdos. En forma esencial corrobora mivteoria de que a todo mundo le pueden gustar los videojuegos, solobes cuestión de encontrar los juegos correctos para cada quien. Saludos afectuosos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Colega, esa misma teoría es la que le digo a mis amigos y compañeros que reniegan de los juegos. No hay nadie al que no le guste una canción, o una película, o un libro. Lo mismo pasa con los videojuegos, lo único es que como no lo han jugado, no saben lo que podría gustar.

      Gracias por leer y comentar

      Eliminar
  6. Excelente post de verdad me hicisteis recordar que mi abuela jugaba el Atari 2600 por allá comenzando los 80, y movía todo el cuerpo para esquivar los obstáculos, nos volvíamos locos por competir en Pacman y Dodge'Em con ella . Yo juego desde hace 10 años todas las semanas y espero nunca dejar de hacerlo, en mi casa es un momento social, con mi hija (de 6 años) paso horas jugando la Wii U o la Xbox ONE, son momentos de puro placer nos divertimos tanto como jugar con Barbies o legos, yo soy feliz cuando ella es feliz...

    Yo creo que si mi abuela estuviera viva jugara con nosotros.

    Saludos desde Venezuela.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por lo que veo tú también tienes buenas historias que compartir. Mi abuelo hacía como tu abuela, se movía en la silla esquivando a los enemigos jejejeje.

      Esos momentos que pasas con tu hija los recordará toda la vida ^^

      Saludos amigo

      Eliminar
  7. Me he emocionado al leer tu post, no conocí a tu abuelo pero lo admiro a través de tus palabras. Gracias por compartir algo tan personal.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...