lunes, 17 de febrero de 2014

DEJA SITIO PARA EL POSTRE. El truño televisivo del momento


Yo y mi mujer no somos unas personas que vean mucha televisión, es más, lo poco que vemos es cuando comemos o cenamos y no tenemos ningún capitulo pendiente de alguna serie que seguimos. Pero en las últimas semanas hemos estado viendo el nuevo programa de Cuatro, Deja sitio para el postre.

Esto se debe principalmente a que mi mujer se está aficionando mucho a la repostería y quiere coger ideas del programa para cuando cocine esos manjares, deliciosos y delicados postres dignos del más exigente rey (evidentemente, ella lee el blog...)

La cosa es que el programa creó polémica antes de empezar si quiera, pues parece ser que el casting de los participantes estuvo amañado y muchas de las quejas que hubo hacían referencia a un trato indigno por parte de la organización del mismo llegando a descartar a algunos de ellos por tener el calzado sucio o tener la piel demasiado blanca...

Una vez empezado el programa, hemos podido ver que la imparcialidad es nula ya que los tres jueces tienen asignados unos participantes y a la hora de votar los peores platos no votan a sus cocineros. Además, parece ser que éste sea un programa sin normas, pues lo que en un momento se puntúa negativamente, en otros momentos se alaba. Incluso llegado el momento de las expulsiones, da igual cual hayan sido los motivos de su elección, porque puede llegar el repostero que dirige el programa, Paco Torreblanca, y decidir quién se queda y quién se va por que sí... o al menos es la sensación que da....

Como cualquier Reality Show, los participantes son tan dispares que se ve a la legua que los han escogido por su impacto televisivo en vez de por sus habilidades reposteras. Así tenemos una paleontóloga (la única que debe de tener trabajo en España), una conductora de apisonadora, una francesa orgullosa de su patria, una marroquí, una militar, el gay de turno, un negro, el jovenzuelo de 19 años, la abuela ama de casa... Vamos, que son más interesantes por sus personalidades que por sus trabajos en la cocina...

Debo parecer masoca por ver semejante pantomima, pero siendo sincero, mi mujer ha sacado ya unas cuantas ideas para sus postres y nosotros nos reímos y lo pasamos bien criticando semejante truñón de la misma manera que unos colegas pueden pasarlo bien viendo una película de serie z por el simple placer de reírse de lo lo mal hecha que está.

En definitiva, no recomiendo verlo, aunque a estas alturas quien lo vea por los motivos que sean lo seguirá viendo y el que no poco interés tendrá de verlo. Pero aquí dejo mi opinión.

2 comentarios:

  1. Yo creo que todo concurso debe tener unas líneas fijas que seguir, y no puede ser que una semana se eche a tres participantes porque sí, y a la siguiente se decida no echar a ninguno.

    Cuando se les evalúa para ver quién es expulsado, no evalúan el postre que han realizado en dicha prueba, sino que un mentor puede poner como excusa cosas tales como "habla mucho mientras cocina".

    ¿Y no es sospechoso que todos los equipos tengan los mismos participantes? Parece que cada semana le toca a uno, no vayan a haber muchos en uno y poquitos en otro.

    En fin, qué duda cabe de que los mentores sabrán mucho sobre repostería, pero el concurso como tal, apesta.

    ResponderEliminar
  2. No soy mucho de seguir este tipo de programas, por no decir nada, pero a este le cogí especialmente asco por todo el tongo que hubo con los castings, los favoritos de Twitter, etc. Un conocido con un familiar que participó en el proceso de selección contó de primera mano todos los chanchullos y en fin... telebasura a evitar por mi parte.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...